La mesa está servida

diciembre 25, 2007 at 6:17 pm (Uncategorized)

Por estas fechas la casa invita a tenedor libre sin costo alguno, podreis dejar propina a gusto si es que os sentís correctamente atendidos por el personal de servicio, si así no fuere, no oseis urgar en algún bolsillo una limosna lisonjera nacida de la pena, en este dispendio de alimento solo se aceptan como moneda de pago: dignidad, honestidad y entereza, si no poseeis ninguna de estas tres cosas o habeis perdido cualquiera o cada una de ellas en la peligrosas curvas del camino que hasta aquí os ha traído, no os preocupeis en lo más mínimo por eso antes de consumir lo ofrecido, la entrada es libre y gratuita, la salida viene después de haber probado al menos una bocanada de la salsa especialidad de la casa, tiene una receta que posee estos ingredientes en partes iguales, la encontrareis en la carta dónde dice AMOR (en mayúsculas) y para cuando hayais terminado de saciar el hambre y la sed que traeis y que tanto dolor os provoca el vacío en la boca del estómago, tendreis de sobra para agradecer a quien os haya servido bien, si el caso así lo ameritara, si así no fuere, nada has consumido, nada debeis pagar por nada.Si vais a aceptar esta invitación, haced el favor de dejar el abrigo con la billetera puesta en la puerta, nadie va a cobraros aquí, ni a pediros identificación o permisos para conducir, ni a robaros lo que quede en el perchero y quitaos los zapatos, si alguno gustara desnudarse por completo al calor de esta cocina puede hacerlo, ni presentes, ni ausentes, va a juzgaros de insolente, ni a miraros acusadoramente ante el espectáculo de la naturaleza misma expuesta sin reparos, no hay tampoco obligación alguna de llevar a cabo semejante entrega, como mínimo se exige tan solo que permanezcais descalzos, con los pies en contacto con la tierra sin comodidades artificiales de por medio y aguanteis el frío que sobreviniera hasta que el plato caliente sea entregado voluntariosamente o simplemente os abraceis a quien tengais al lado para paliarlo mutuamente.

Sentaos en el suelo, dónde más os plazca, no hay sillas, ni mesa, ni cubiertos, ni manteles, ni modales que sostener, todos os vereis iguales bajo estas circunstancias, os pasareis el alimento de mano en mano y no sabreis quien sirve a quien, las reglas de esta casa no son reglas con medidas convenientes, avisados estais previamente, luego, quien se queje una vez satisfechas sus necesidades básicas, se verá indigesto de su propia falta de respeto a la libertad ajena de permanecer en igualdad de pares sientiéndose asistente de una fiesta compartida, no se tolerará bajo ningún punto de vista la permanencia de dichos comensales caídos a la oportunidad de tomar lo ofrecido por gratuito y se le cobrará como derecho de salida la incomodidad ocasionada a cada uno de los asistentes del banquete, se aconseja molestar a la menor cantidad de gente con incoformidades postreras, o, al menos, tener en cuenta la capacidad de cancelación de deuda que pudieren contraer con anterioridad, caso contrario correrán el riesgo de no salir con vida a la hora de haber terminado de pagar el precio que se exige por los daños ocasionados a la mayoría.

El aperitivo ha sido ya ofrecido y consumido por todos cuantos esteis presentes en este momento, sepan disculpar si ha sido amargo el trago, pero bien sabido es que a mayor grado de amargura mayor capacidad de digeristión se obtiene cuando lo que va a ser consumido contiene demasiadas calorías para estómagos sensibles a platos fuertes, acto seguido se desplegará el menú del día con todos sus ingredientes descriptos claramente, sin letras chicas, y los mejores deseos de que os resulte satisfactorio y abundante en nutrientes indispensables para emprender el viaje de regreso, a dónde sea que os lleve sus destinos, con la sensación de saciedad que os permita esperar un nuevo día y así, tal vez, podamos enontrarnos mañana reunidos nuevamente para compartir una vez más, tanto la necesidad como el sustento que la minimiza.

Plato frío de entrada: Sesos marinados al vino blanco con salsa de frutillas frescas acaramelizadas, la marinada de este órgano le otorga al mismo una suavidad que la cocción a fuego moderado y sostenido le prohíbe conservar, el toque de frutas rojas frescas previamente saltadas en caramelo a punto letra, terminan por envolver el paladar del consumidor en una sensación de dulzura ácida que facilita el metabolismo de esta receta.

Plato caliente principal: Hígado sancochado en cerveza, pechugas fritas acompañadas de tomatitos secos en aceite y ajo dulce con guarnición de papas y verduras a la crema de albahaca, la amargura del hígado acentuada por la misma cerveza en que se lo cocina a temperaturas elevadas se ve interrumpida por la melosidad de los tomates y los ajos en contracara con el desabrido sabor de la carne blanca y la textura firme y dócil de su consitencia, la guarnición garantiza un acompañamiento débil que resalta las cualidades de las presas ofrecidas y aporta la untuosidad de su salsa para facilitar el proceso de digestión desde sus inicios, en conjunto, todos estos sabores, fuertes y contrapuestos, prometen un plato caliente contundente para consumo medido y responsable.

Postre: Brownies con merengue, dulce de leche y trocitos de corazón en almibar conservado en alcohol, las porciones de este platillo dulce se ven reducidas por el peso de sus componentes y la escacez del ingrediente principal, que lo separa del el resto de las recetas de similares caracteristicas, volviéndose a si mismo una pieza para consumo único e irrepetible.

Esta es la cena de navidad que la casa ha preparado para quien apetezca degustarla, de beber solo os puedo garantizar canilla libre de agua fresca natural y si alguno quisiere consumir un licor espeso de graduación moderada y sabor ácido penetrante como broche de oro para esta velada, podeis beber mi sangre hasta la última gota, pero no puedo afreceros cantidades ilimitadas como os mereceis quienes me acompañan en esta dolorosa faena de entregarse en cuerpo y alma, aún al desprecio de no ser apreciada la oferta mientras la carne continúe con vida.

Valemos más muertos que vivos, si no, pregúntenle, si pueden, a quien le “festejan” hoy el cumpleaños los que creen que solo consumen carne muerta por manos ajenas mientras se lavan las manos antes de sentarse a la mesa.

¡¿Feliz navidad?!…

…¡¡JO JO JO!!

 

Anuncios

Permalink 2 comentarios

Next page »